Malabia 611

poster LA MORSA

LA MORSA

de Luigi Pirandello.

Elenco: Marcela Fraiman, Camila Grosso, Néstor Navarría y Martin Ortiz.

Dir.: Gustavo Oliver.

"LA MORSA" aprieta a aquellos que viven la aparente calma de la vida cotidiana, porque están hechos de cautivadores días felices, como besos silenciosos, de niños en crecimiento y de trabajo satisfactorio. Uno cae en la TRAMPA en virtud de una recompensa, por lo tanto. Aceptas vivir una felicidad inmediata con costos eternos. Una "cámara de tortura", en la que no hay verdugo. La tortura es la evidencia de la vida que ellos muestran.

Las víctimas no distinguen la vida de la tortura. Las limitaciones sociales significan que solo pueden tocarse entre sí, mientras que sus vidas están atrapadas en una vidriera, seres que no pueden adaptarse a una nueva situación, que se repiten infinitamente sin ningún epílogo.

Sábado: 20 hs.

poster UN SEÑOR ALTO, RUBIO, DE BIGOTE

UN SEÑOR ALTO, RUBIO, DE BIGOTE

de Humberto Costantini

Con Pablo Mariuzzi.

Dir.: Leonardo Odierna. 

Un hombre buscando trabajo desde hace mucho, en una Buenos Aires donde no hay.

Con toda la impronta de Costantini, claro. Sólo escuchamos su pensamiento que va describiendo, desde su interior, lo que pasa y “le” pasa. Fernando Sciardys, que de él se trata, no registra los límites de la realidad. No se conecta con ella. Cree que su construcción de imaginario, será la realidad que tanto anhela. Busca afanoso una ocupación. Cree que tres o cuatro tips de conducta lo llevarán al éxito. Usa un sentido común impuesto desde afuera de él mismo, al que adhiere sin cuestionarlo. Cree que todo se resuelve mostrándose “ganador”, con “alegría” y “seguridad en sí mismo”. Como en todo grotesco, se lo ve obstinado y sin éxito, repetir la “receta” que lo llevará al fracaso. El gran costo que le produce su insistencia en alcanzar ese “lugar” que cree valioso, lo doblega. Le duele mucho no conseguir lo que necesita y aspira. Pero lo busca encerrado. Sin reflexión. No atiende, ni siquiera, a su propio dolor. Cada vez más agudo y peligroso. Lo niega hasta el final. A veces parece estar internado, a veces parece desdoblarse y hablar consigo mismo. En fin, lo vemos en ese limbo que siempre se arman los que niegan la realidad.

Domingo: 18 hs.